cultura de otra especie

Mateo remezclado

21.10.2010 17:35


 

    INTERFAZ

 

 

 

No creo que la música de Eduardo Mateo necesite de puestas a punto como la de este disco para mantenerse viva durante un buen período de tiempo. Ejercicios de este tipo sirven en todo caso, para poner a prueba la maleabilidad del material, medir su rendimiento en otros formatos, y llegar a un nuevo público por la mediación de un lenguaje fresco y actualizado.

Sobre lo primero, es indudable que en buena parte de la obra de Mateo hay una sustancia repujable, cuya naturaleza parece acomodarse como pocas otras al mundo de la electrónica.

¿Qué mejor que una melodía que le escapa al lugar común y es a la vez comunicativa, para una tendencia que se propone la incitación a la danza con un perfil de vanguardia inteligente? ¿Qué mejor que textos cortos como los de muchas canciones del desaparecido creador uruguayo, para una propuesta como la e- que hace centro en lo instrumental y donde la palabra, muchas veces, se torsiona o se comprime o se reduce a la repetición silábica, con el objetivo de que sirva a ese mismo centro? ¿Qué mejor entonces  que cierta zona creativa de un músico, cuyas ideas melódicas tenían una deuda con la partición silábica (“ho – la – La – la – ho – la – La –la – cómo – te – va”  o  el – tun – gue – le – tun –gue – le – co – co – o – jo – por – que – po – qui – toa – po – co o  por – qué – mu – cha – cha – tu – nome – quie – ee – ee – eres”)?

Lo del rendimiento ya depende de la versión lograda y aunque en un compilado de varios artistas es siempre difícil que todos lleguen a la misma cota de excelencia,  también es improbable encontrarse con una unanimidad de canciones que van de lo sólido a lo destacable, como acontece en la “Remezclación”. Es cierto que algunas puestas e- dependen muy mucho del modelo tomado como punto de partida, pero en otros casos  se percibe una inventiva que trasciende el mero cambio de piel.

Goma concibe uno de los remix más soberbios  del disco haciendo uso de todos los recursos del género pero fundamentalmente, procediendo a contrastar las diferentes velocidades del rasgueo de la guitarra alterada del sample de “Quién te viera”, con capas de sonidos digitales de aceleraciones variables,  y la voz de Mateo que sometida a una repetición infinita, acaba disolviéndose en la masa orquestal para que de sus cenizas renazca el texto de la pieza cantado por Fernando Cabrera.

En “María y ahí” se mantiene la melodía vocal de la canción original  y se modifica la base, mientras que en “Siestas”, es  e-fe  el que se responsabiliza de un despegue manso y casi anti e-, entre guitarras, voces cruzadas, y ululantes disonancias, hasta que de un quiebre buscado crece una percusión sincotrónica que se recarga con los onomatopéyicos bla bla bla ble ble ble entonados por Mateo, y el racimo de notas rápidas de un sinte.

Reservada para el final de la placa, “La micro casa grande” reúne dos atributos sobresalientes: 1) la generación de una versión tan absolutamente personal que el origen resulta inhallable, y 2) la instalación de un clima excitante como pocos en el registro,  y un modo constructivo que parte de la infiltración mutua de candombe y drum ‘n’ bass (con algunas desviaciones hacia el samba), a la que se le inserta de manera redundante,  un acorde reconocible  de la melodía madre  y  la superposición de abundante material rítmico que tanto da  señales de vida, desparece o   cambia de posición dentro del sonido global.

Con el desafío de remezclar la música de Eduardo Mateo, los nuevos artistas (y otros no tanto como Daniel Anselmi y Loopez) se apropian de una inmejorable carta de presentación de sus quehaceres, y al mismo tiempo, materializan para las nuevas generaciones una vía de acceso rápido a parte de lo producido por este creador nacional. En ese sentido, este disco es -además de una bendición para los sentidos y el cuerpo de quien quiera allegarse a degustarlo- una especie de interfaz rejuvenecedora, que puede quizá facilitar posteriores lecturas embebidas de nuevas modernidades.

 

Leonardo Scampini

 

“Remezclación1”. Intérpretes varios (Sondor, Montevideo 2007)

 

Buscar en el sitio

 

           noticias

 

 

 

 

-Folletín de diez manos. Cada uno de los autores que escriben la novela-folletín-blog (cabrera, cavallo, santullo, soriano, trujillo), escribe un capítulo de no más de 2000 palabras. Para eso tiene una semana de tiempo. Cuando termina, envía su capítulo al encargado de hacer el siguiente. Cuando se cumplen 5 vueltas y, por lo tanto, se llega al capítulo 25, la novela se termina. Cada capítulo está acompañado de la ilustración de algún artista. Interesante.

http://folletindediezmanos.

wordpress.com/

 

 

 

 

 

 

-EE.UU y la música digital. En los pronósticos de la última edición de su reporte sobre la música grabada a nivel global, la firma Strategy Analytics anticipa un nuevo hito para los formatos digitales en el año que viene.La compañía estima que los consumidores estadounidenses gastarán $2.700 millones de dólares el año que viene en CDs, por debajo de $2.800 millones en música en línea. El reporte también contempla la situación en 2015, pronosticando que los ingresos de la música en línea estarán conformados en un 39% por descargas de sencillos, 32% por descargas de álbumes, 14% por suscripciones y 14% por publicidad.

 

 

 

 

-Cursos de música en internet. Artículos y videos para aprender a tocar o mejorar conocimientos sobre guitarra, piano y otros instrumentos. La página se llama Virtuosso (www.virtuosso.com)